Gredos en globo

Gredos en globo era un sueño perseguido desde hacía mucho tiempo. Además queríamos hacerlo en compañía, con amigos y compañeros de profesión/pasión. Gracias a la iniciativa dela Asociación de Operadores de Aerostación el sueño se hizo realidad.

El 9 de enero de 2020 decidimos empezar el año con una gran aventura. Además era el Día Internacional del Ascenso en Globo. Qué mejor manera de celebrarlo que reuniendo amigos y pasando una mañana con tan emocionante viaje.

Gredos en globo

Fuimos cinco globos los que despegamos desde Ávila. El propósito, sobrevolar el Almanzor de 2.591 m. de altitud. y con una prominencia de casi 100 metros más. Esto nos obligaba a volar a gran altura y en condiciones, presumiblemente, de bajas temperaturas. Se trataba de un vuelo técnicamente más complicado que los que solemos hacer y que requiere por lo tanto más preparación. Lo ideal es contar con poco viento en superficie, para tener un despegue y un aterrizaje tranquilo. Sien embargo es necesario contar con velocidad en altura para poder cruzar la sierra con el gas disponible en los globos. La altura y el frío también pueden suponer un desafío para os equipos, materiales y humanos.

Todo salió a la perfección. Para algunos pilotos era su primera travesía. Para la mayoría de operadores una más que, a pesar de todo, siempre es emocionante y atractiva. Aunque no había mucha nieve en las cumbres el día era espectacular. Y la compañía inmejorable, amigos y compañeros que compartimos la suerte de trabajar en lo que nos apasiona. De los cinco globos volaban cuatro empresas que habitualmente comparten zona de vuelo. Es decir, competidores comerciales que también son amigos. Algo curioso y diría que único, que hace que esta profesión sea aún más especial y agradable.

Travesia Gredos en globo

Travesía de Gredos en globo

El vuelo en globo de travesía sobre Gredos

El viento en el despegue nos alejaba de las montañas. Pero en cuanto comenzabas a ganar altura el viento ganaba en velocidad y la dirección iba cambiando tal y como indicaban las previsiones. El Almanzor, nuestra meta, se recortaba contra la luz del sol en el horizonte. La temperatura, si bien baja, era perfectamente soportable. No en vano íbamos bien abrigados, preparados para un frío mucho más intenso. El aire, a medida que subíamos, era limpio y claro. En la superficie se veía algo de bruma ligera que acentuaba los contrastes y hacía aún más azul el cielo.

El silenció sobrecogedor solo roto por los rugidos intermitentes del quemador. También en ocasiones, por algún comentario por radio que sonaba con intensidad en la tranquila mañana. Desde las alturas los picos nevados y detalles del viaje que requerían nuestra atención. La Laguna Grande, en el Circo de Gredos, se veía perfectamente. En su superficie el hielo fragmentado dibujaba un bonito mosaico de blanco y negro. Cerca de allí el refugio Laguna Grande. Sobre ellos nuestra «diana virtual», el pico más alto del Sistema Central. Al otro lado las agujas graníticas de Los Galayos.

Tras poco más de dos horas de vuelo comenzamos el descenso y aterrizamos, ya en la provincia de Toledo, cerca de la localidad de Parrillas. Tras comunicarnos todos para verificar el aterrizaje, quedamos para celebrarlo en un punto intermedio. Abrazos, sonrisas, caras de felicidad y emoción. Casi inmediatamente nos pusimos a planear la próxima aventura…

Más información de Gredos en globo

Vídeos en directo grabados durante el vuelo y track del GPS

Información y reservas para volar con Siempre en las nubes

 

¿Listo para volar?

¡Reserva Ahora!