Los festivales de globos ante la pandemia

Cristian Biosca

Cristian Biosca

Los festivales de globos frente a la pandemia: Cristian Biosca, piloto y gerente de Siempre en las nubes / foto del encabezado: Jorge Moreno

Los festivales de globos ante la pandemia tienen que tomar complicadas decisiones que afectan a miles de personas. No es fácil tomar una decisión cuando se pone tanto corazón en un evento.

Los festivales de globos ante la pandemia han reaccionado como cabía esperar. La responsabilidad y la seguridad han sido las consideraciones prioritarias. Organizar un evento como un festival de globos requiere de meses de trabajo previo y de una dosis casi ilimitada de ilusión. Ante la situación sanitaria mundial que vivimos tomar la decisión de seguir adelante o de posponerlo, no es fácil. Cualquiera de ellas está llena de pros y contras.

En festivales donde hay participantes internacionales las consideraciones aumentan y las complicaciones también. Los pilotos de otros países, ¿podrán venir? ¿Querrán hacerlo? ¿Cómo habrá afectado la inactividad de los meses de aislamiento a su disponibilidad de tiempo para asistir al evento? El trabajo de los organizadores se multiplica, las responsabilidades también. La responsabilidad ante el público asistente, ante los patrocinadores, ante los participantes… No solo hablamos de la responsabilidad sanitaria, lógica y prioritaria, también la de ofrecer un evento que no pierda la esencia de otros años, que cumpla con las expectativas de todos los que asistirán de una u otra forma.

¿Seguir adelante o aplazar?

El Albuquerque International Balloon Fiesta, el evento de estas características más grande del mundo, se ha aplazado para 2021. De igual forma han hecho otros eventos de globos en España, como la Regata de Globos de Gijón, el Festival Accesible de Globos de Segovia o la Copa del Rey que se iba a celebrar como otros años en La Rioja. No se han cancelado, solo aplazado hasta el año que viene.

Otros han decidido seguir adelante, como el European Balloon Festival que cada año se celebra en Igualada. Han tenido que adaptarse, hacer cambios importantes, pero han seguido adelante. Así, en un año gris, con momentos terribles y otros de infinita tristeza, se ofrece a muchas personas la cara opuesta de esta pandemia llenado el cielo de colores, aventura y esperanza. Una decisión difícil, arriesgada y valiente que todos agradecemos. Por ese motivo cuando me llegó la invitación para participar en el FIG, el Festival Internacional del Globo que se celebra en León, Guanajuato, México, me enfrenté a una nueva y difícil decisión.

Los festivales de globos ante la pandemia, decisión personal

Sin duda quería asistir. Rellené la inscripción a falta de los últimos detalles. Tenía plena confianza en la gestión de la organización para hacer frente a los retos y para ofrecer un festival seguro, pues cada año la organización del evento es impecable y atenta a todos los detalles. Pero este año no era un año más. El parón de tres meses en la actividad comercial de Siempre en las nubes debido al confinamiento me dejaba pocas alternativas de tiempo libre una vez la situación comenzase a volver a la normalidad. Durante varias semanas estuve dudando sobre qué decisión tomar. Finalmente decidí no participar este año basándome en mi responsabilidad con mis clientes a los que tenía que atender. La incertidumbre con los viajes internacionales, algo que nada tiene que ver con la organización del festival y sus responsables, también pesó a la hora de tomar mi decisión.

Falta de tiempo libre y mucho trabajo. No siempre se puede estar en las nubes. Pero en mi cabeza, literal y figurativamente, llevaré al FIG, como puede verse en la foto que encabeza este post y en la de todos mis vuelos durante el año. Y por descontado les llevaré en mi corazón, junto a todos los amigos a los que espero ver en próximas ediciones de todos los festivales que en todo el mundo pintarán el cielo de colores, tapando los momentos grises con una capa de ilusión y optimismo.

RESERVAR UN VUELO

¿Listo para volar?

¡Reserva Ahora!