Vuelo en globo, ¿en qué consiste?

Un vuelo en globo es ante todo una aventura. Y como tal nos aportará sorpresas, emociones, nos enseñará cosas nuevas y nos ofrecerá un punto de vista diferente. Los viajes en globo comienza muy pronto, en las primeras horas de la mañana (¿Quieres saber porqué se madruga para volar?). Cuando los pasajeros llegan a la zona de reunión pueden ver e incluso colaborar en los últimos preparativos. Ver levantarse los globos antes del vuelo, es en sí mismo un espectáculo. Es el momento de subir a bordo.

En algunas zonas de vuelo a nuestro alrededor habrá otros globos preparándose también para el despegue. Una vez a bordo el piloto y los miembros de la tripulación nos explicarán algunos detalles del vuelo. Como en cualquier otra aeronave nos ofrecerán un briefing para nuestra seguridad durante el viaje. A nuestro alrededor tendremos a otros pasajeros, de todas las edades. Algunos incluso con vértigo, ya que el vuelo en globo no produce vértigo. Ya está todo preparado. ¡Vamos a despegar!

El vuelo en globo

Vuelo en globo aerostatico

Vuelo en globo aerostático

El despegue es muy suave y tranquilo. El globo gana altura de forma progresiva, sin movimientos bruscos. La barquilla es totalmente estable. Nadie se ha mareado nunca volando en globo. Los que padecen vértigo solo tienen que mirar hacia el horizonte en esos primeros momentos. Pronto comprobarán que las reglas han cambiado, y aquí su vértigo no tiene poder. El paisaje se vuelve mágico. El mundo de siempre nos muestra una cara diferente.

El piloto irá subiendo o bajando en busca de las corrientes de aire más favorables. El globo no tiene ni volante ni timón. A pesar den todo el piloto sabrá aprovechar el viento reinante para ofrecer un vuelo entretenido y variado. El lugar de aterrizaje es todavía una incógnita. Por eso la tripulación nos va siguiendo con un 4×4, para estar siempre cuando la necesitemos.

Tras aproximadamente una hora de vuelo llega el aterrizaje. Es un momento divertido y emocionante. Los pasajeros que lo deseen pueden ayudar a recoger el globo, tocarlo y aprovechar para preguntar por todos los detalles. Entonces llega el clásico brindis con Champagne o cava. En Siempre en las nubes acompañamos esa tradición con un almuerzo campestre, una selección de embutidos ibéricos y queso. También se hace una entrega de diplomas de vuelo a todos los participantes. Pero aún hay más sorpresas. Todos los pasajeros recibirán poco después un vídeo y un reportaje fotográfico de su aventura.

¿Listo para volar?

¡Reserva Ahora!

Mostrando 1 Comentario

Los comentarios están cerrados.